El olvido que seremos es el libro más famoso de Héctor Abad Faciolince y uno de los más vendidos en Colombia en los últimos años. Estas son tres razones para leerlo.

Ficha técnica:

Título: El olvido que seremos
Autor:
Héctor Abad Faciolince
Año de publicación:
2005
Páginas:
319.
Temas: violencia, muerte, olvido
Calificación en Goodreads:
3.5

Comprar el libro:


Sin duda, uno de los libros más leídos y famosos de Colombia es El olvido que seremos (2006), la novela testimonial del escritor antioqueño Héctor Abad Faciolince donde narra la vida, obra y muerte de su padre Héctor Abad Gómez, un médico y líder social asesinado en Medellín el 25 de agosto de 1987.

El libro, que cumple 15 años de publicación, ha vuelto a estar entre la lista de los libros más vendidos en Colombia desde que su adaptación cinematográfica, dirigida por Fernando Trueba, recogiera nominaciones y premios en varios festivales.

Yo lo leí en octubre del año pasado en mi Club de Lectura Estante – CLE® donde tuvimos la oportunidad de conversar con Héctor Abad Faciolince durante una hora. Puedes ver aquí la entrevista completa. Pero si tú aún no has leído el libro, en este artículo te daré 3 razones para ir a tu librería más cercana a comprarlo ya mismo.

Pero antes, veamos de qué trata El olvido que seremos.

Resumen El olvido que seremos

El olvido que seremos cuenta la vida de Héctor Abad Faciolince desde su niñez hasta, aproximadamente, sus cincuenta años, cuando decide sentarse a escribir los recuerdos y memorias con su padre Héctor Abad Gómez, asesinado veinte años antes.

El libro hace un recuento lineal de la historia de la familia Abad Faciolince, recorriendo sus momentos más felices, como las anécdotas de paseos, en el colegio (¡en uno de los cuales yo también estudié!) y prosperidades económicas, hasta los más oscuros, como la muerte de Marta Cecilia, hermana del escritor, a los 16 años por un cáncer. La vida de la familia se muestra en un principio llena de alegría, pero poco a poco, como dijo Faciolince en entrevista con El Estante Literario, “se va tiñendo de tragedia con la muerte de mi hermana Marta y luego con la dedicación de mi papá a los derechos humanos, hasta que lo matan”.

En medio de reflexiones sobre su crianza entre las camándulas conservadoras de su madre y las bibliotecas liberales de su padre, Faciolince recorre las virtudes, los vicios, las contradicciones y la complejidad de su vida familiar, pero también de la vida social y política de Colombia, sobre la que va tomando más conciencia Héctor Abad Faciolince a medida que crece.

El olvido que seremos es un libro íntimo que tiene como centro a los Héctor Abad, al Gómez y a Faciolince, y, a partir de ahí despliega toda una reflexión sobre la relación entre padres e hijos, entre los libros y la religión, entre la vida social y la vida privada, la vida y la muerte, la memoria y el olvido.

Tres razones para leer El olvido que seremos

1- Es un libro fácil de leer.

El olvido que seremos es un libro que cautiva con una sencillez sin atavíos ni artilugios innecesarios. Está escrito en una narración lineal en primera persona que no incomoda al lector ni lo reta con estructuras o lenguajes complicados, como abriéndose ante él en una confesión sincera. El libro va construyendo poco a poco todo un cuadro de la tragedia anunciada, con altos y bajos que conmueven las profundidades del corazón del lector.

La construcción del relato es una consecuencia de la construcción de los personajes que vamos integrando a nosotros como siendo parte de la familia misma. Por eso sentimos el dolor de las pérdidas y la alegría de los buenos momentos.

Sus cerca de 250 páginas se podrían leer en menos de una semana y sirven para, de paso, para conocer al escritor de otras obras como La Oculta o Angosta, que se sirven de su vida y se alimentan de personajes reales que se pasean también por las páginas de El olvido que seremos.

2- Su contexto histórico.

El olvido que seremos cuenta la historia “privada” de la familia Abad Faciolince. Pero como toda vida privada está ineludiblemente ligada a la pública, esta historia termina llevándonos por sucesos históricos muy importantes de la segunda mitad del siglo XX en Colombia.

Así, se mezclan con la trama de este libro la diáspora judía; la época de la Violencia, con la guerra partidista entre liberales y conservadores llena de prejuicios, señalamientos y atentados que tocan a la familia Faciolince por varias generaciones; la modernización de Medellín, que el doctor Héctor Abad Gómez promovió con su labor en la Universidad de Antioquia al crear la Escuela Nacional de Salud Pública, y con sus aportes mientras fue miembro y fundador de diferentes entidades públicas y privadas. 

Además, como la familia Faciolince vive en Medellín durante las décadas del 70 y 80, los terrores del narcotráfico salpican también la cotidianidad de sus miembros. El miedo, la persecución, las bombas y la inseguridad se respiran en una parte del libro y llegan a su punto más crudo en la muerte del doctor Héctor Abad Gómez a manos de un sicario.

Todos estos eventos hacen que el lector se pregunte constantemente por la realidad del país y por cómo los mismo problemas de hace décadas aún existen bajo diferentes máscaras. Es inevitable pensar, por ejemplo, en el asesinato del doctor Abad Gómez, un líder social que fue silenciado como tantos otros en Colombia.

3- Para disfrutar más su laureada película.

En 2020 fue lanzada la película El olvido que seremos basada en el libro de Héctor Abad Faciolince. La cinta, dirigida por el español Fernando Trueba, ha cosechado un sin número de reconocimientos: fue incluida dentro de la selección oficial del Festival de Cannes 2020, fue presentada en el Festival de San Sebastián, ganó el premio al mejor filme del Festival Cine Horizontes en Marsella (Francia) en enero de 2021 y fue galardonada con un premio Goya en la categoría de mejor película iberoamericana en marzo de 2021. Además, ha sido seleccionada para representar a Colombia en los Premios Ariel 2021 de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

La película, protagonizada por Javier Cámara, Aída Morales, Patricia Tamayo y Juan Pablo Urrego, también ha tenido una gran aceptación en el público al llenar teatros en Colombia y en el extranjero. El mismo Héctor Abad dijo que “la película respeta mucho el libro”, aunque añadió que “es ficción, es otra cosa, pero creo que como cine es una pequeña obra de arte”.

Todos sabemos que las películas son productos totalmente diferentes a los libros en los que se basaron, por eso, nada mejor que llegar al teatro a disfrutar la adaptación cinematográfica teniendo en la cabeza el panorama completo que solo el libro puede dar.

pelicula el olvido que seremos

A mí la película me gustó, incluso más que el libro. Aunque la actuación de Juan Pablo Urrego (Héctor Abad Faciolince adulto) no me convención por momentos; me gustó la de Javier Cámara (Héctor Abad Gómez), pero la mejor para mí fue Patricia Tamayo (Cecilia Faciolince). Y me enamoré de Elizabeth Minotta (Vicky).

Me gustó mucho que, como dice Héctor Abad, la película refleja muy bien esa alegría familiar, una especie de humor también y de nostalgia de esos años de infancia. La película también genera empatía y admiración por Héctor Abad Gómez, ese hombre bonachón de una profunda humanidad.

Pero lo que más me gustó de la película fueron algunos recursos narrativos, sobre todo las transiciones y en especial esa después del velorio de Marta cuando HAG y HAF ven pasar un carro que termina siendo un salto al futuro en la película en la que ocurre el accidente de HAF con una anciana.

Y, por supuesto, el color de la película y su simbología es un gran toque. Parte de la película es en blanco y negro y otra en color. Podría ser un poco despistante si uno creyera que, como en muchas películas, lo blanco y negro se refiere a los recuerdos de los personajes, pero no. Lo blanco y negro se refiere al antes y el después de la muerte de Marta, que, como dice HAF en el libro “partió en dos la historia de mi casa.”

Es en general una película conmovedora y entretenida que, a pesar de que es larga (186 min) para un libro tan corto, lo mantiene a uno conectado y se va como nada.

Esas fueron mis tres razones para leer El olvido que seremos, un libro de una hermosa intimidad que explora la relación del padre y el hijo, la búsqueda de la identidad y el estilo de un escritor, las tragedias de la vida por la pérdida de una hermana o un padre.

Un libro que ha cautivado a miles de lectores en Colombia (ahora incluso tiene novela gráfica) y que debe su título a un verso del poema de Jorge Luis Borges que llevaba el doctor Héctor Abad Gómez en el bolsillo cuando fue asesinado.

Este es el poema de El olvido que seremos.

Poema El olvido que seremos

Sonetos inéditos (III) – Jorge Luis Borges

Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el fin, la caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los ritos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quien fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.

¿Ya leíste El olvido que seremos Héctor Abad Faciolince o ya viste la película? ¡Cuéntanos en los comentarios!