Jorge Luis Borges fue un gran escritor, y también fue traductor. Su visión de la traducción, bastante polémica, es muy contraria a la de Gregory Rabassa, el famoso traductor de Cien años de soledad. ¿Creatividad o fidelidad? esa es la pregunta.

Dos formas de traducir


Hola queridos lectores, Amicie aquí.

Es un verdadero placer estar hoy con ustedes para hablar de un tema que me toca de cerca: la traducción. 

En este artículo vamos a hablar de los métodos de traducción de Jorge Luis Borges y Gregory Rabassa, dos reconocidísimos traductores con concepciones muy diferentes sobre el oficio de traducir.

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges: reedición de un estudio sobre su obra | EDUVIM

Empecemos por uno de los traductores más famosos: nuestro querido Jorge Luis Borges y su “principio de infidelidad feliz y creativa”.

Borges es un famoso escritor, poeta, profesor y crítico literario argentino que recibió numerosos premios por su obra. Además, su amor y admiración por la traducción son bien conocidos, como el hecho de que, cuando tenía apenas nueve años, tradujo El príncipe feliz de Oscar Wilde.

A lo largo de su vida, Borges continuó traduciendo obras maestras de la literatura, entre ellas La metamorfosis de Franz Kafka (ver artículo de Olea Franco).

¿Cuáles eran los métodos de trabajo de Borges: palabra por palabra o reescritura?

En cuanto a la traducción, Borges es más conocido por haber creado el “principio de la infidelidad feliz y creativa”. Este principio responde a la idea de que el texto no debe respetarse al pie de la letra. (ver artículo infidelidad creadora y feliz)

Borges siempre se ha permitido una gran libertad en sus traducciones. Para él, “la traducción no es un traslado de un idioma a otro, sino una modificación de un texto que conserva ciertos aspectos y elimina otros”. No olvidemos que Borges es ante todo un escritor, por lo que es natural que su pluma poética se manifieste en sus traducciones. 

Efraín Kristal, en Invisible Work. Borges and Translation, explica que “Borges prefiere un traductor que falsee a uno que pretenda captar la veracidad del original”.

El traductor argentino tenía cinco estrategias para hacer de sus traducciones “un trabajo literario y convincente”:

  1. La eliminación de los redundancias, 
  2. La omisión de “distracciones textuales” 
  3. Añadir matices (cambio de título), 
  4. Reescribir una obra a la luz de otra, 
  5. Incluir una traducción literal en una de sus propias obras. En otras palabras, escritura creativa.

Gregory Rabassa

Pasemos ahora al hombre cuyo método de traducción “ha logrado superar la obra original”.

Me refiero, por supuesto, a Gregory Rabassa, cuyo método de traducción es radicalmente diferente al de Borges.

Gregory Rabassa es un traductor literario estadounidense que ha traducido al inglés muchas grandes obras de autores de habla hispana y portuguesa, como Juan Benet y Jorge Amado.

Pero lo que hace quizás más relevante a Rabassa son sus numerosas traducciones de autores del Boom latinoamericano, que permitieron que las obras de esta generación de autores llegaran al público estadounidense y al mundo entero. Entre las obras del Boom traducidas por Rabassa están Rayuela de Julio Cortázar, Conversación en La Catedral de Mario Vargas Llosa y Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Una de estas numerosas traducciones se destaca por haber recibido el mayor elogio que puede recibir un traductor: que el autor alabe la versión de su obra en otra lengua.

Gabriel Gracia Márquez dijo que la traducción de Cien años de soledad de Gregory Rabassa “superaba su obra original”.


¿Cuál era su método de trabajo para recibir semejante halago de un Premio Nobel de Literatura?


Rabassa dijo que traducía sus libros a medida que los descubría. Tradujo palabra por palabra mientras leía el libro. Dijo al respecto: “Mi excusa era que la traducción tuviera la frescura de una primera lectura, y que los lectores de mi traducción tuvieran la misma impresión”


Pero a diferencia de Borges, Rabassa da mucha importancia al respeto del texto original. Según él: “Una traducción nunca puede igualar el original; puede acercarse a él, y su calidad sólo puede juzgarse en cuanto a la precisión por lo que se acerca.”


Así, nuestro querido Gregorio Rabassa, a diferencia de Borges, considera el ejercicio de la traducción como la transcripción más fiel del texto original.

Dime, lector ¿Si tuvieras que elegir a un traductor para tu libro, escogerías a Jorge Luis Borges o a Gregory Rabassa?

Referencias

HERSANT, Patrick. « Fonds Gregory Rabassa » [en internet], 2021, URL: https://gdt.hypotheses.org/1588#footnote_0_1588 (visitado el 19/07/2021)

HOEKSEMA, Thomas, « The Translator’s Voice: An Interview with Gregory Rabassa », Translation Review, vol. 1, n° 1, 1978 URL: https://translation.utdallas.edu/Interviews/Rabassaby_Hoeksema.html

KRISTAL, Efrain. Invisible Work: Borges and Translation. Nashville: Vanderbilt UP, 2002.

LOUIS, Anne-marie. La traduction selon Borges, Thèse soutenue en 1995 à Paris, EHESS sous la direction de Jacques Leenhardt, 1996.

LOWE, Elizabeth. Gregory Rabassa Interview. YouTube, 2014,URL: https://www.youtube.com/watch?v=f_xpcHuA9h4

OLEA FRANCO, Rafael. Borges y el civilizado arte de la traducción: una infidelidad creadora y feliz, Artículo publicado julio 1, 2001.

RABASSA, Gregory. If This Be Treason: Translation and its Dyscontents. A Memoir, New York, New Directions, 2005.