Canción de Navidad – Charles Dickens

¿Fue una buena lectura? 😀

Título: Canción de navidad.
Autor: Charles Dickens.
Año de publicación: 1843.
Extensión: 70 páginas.
Calificación mía en Goodreads: 5

Canción de navidad

Ebenezer Scrooge es un viejo amargado y codicioso que odia la navidad. Un buen día, en la víspera de navidad, el espíritu de su también avaro y codicioso socio Marley, muerto hacía siete años ese mismo día, se le aparece para informarle de la visita que le harán esa noche tres espíritus: el espíritu de las navidades pasadas, el de la navidad presente y el de las navidades futuras. De la mano de estos tres espíritus, Scrooge recorre lugares de su historia y visita a conocidos suyos del pasado, del presente y del futuro que le mostrarán escenas que lo harán arrepentirse de su actitud hacia esta celebración.

La literatura, y en general todo el arte, en muchos casos no es un simple capricho de creación, sino que es una reacción ante una realidad que preocupa o conmueve al artista.

El arte es un producto social y para entenderlo y valorarlo hay que situarlo en un contexto que nos permita decodificar cada uno de sus rasgos.

Para entender varios de los móviles que llevaron a Dickens a escribir Canción de navidad hay que remontarse a dos momentos históricos en Inglaterra: la guerra civil inglesa (1642-1651) y la revolución industrial.



¿GANAS DE LEER EL LIBRO CANCIÓN DE NAVIDAD?

¡Compra el libro Canción de navidad de Charles Dickens.

Haz click en este link o en la imagen del libro y apoya a El Estante Literario con tu compra! 😀


Trasfondo histórico Canción de navidad

Resultado de imagen para guerra civil inglesa

La guerra civil

A principio de 1600, cuando muere Isabel i de Inglaterra sin ningún descendiente, Jaboco i sube al trono como rey de lo que entonces era el reino de Inglaterra. Debido a su mala relación con el Parlamento, que se prolonga y agudiza cuando su hijo Carlos i toma el trono, se suceden dos guerras civiles entre el rey y el Parlamento durante el reinado de este último, en 1642.

La guerra civil, que en realidad fueron dos, empezó después de que Carlos i disolviera el Parlamento. Su mala relación con este ente estatal se debía sobre todo a que él era ferviente creyente de su derecho divino como rey, y en la autoridad Iglesia de Inglaterra. Por estas razones, dejó a un lado al parlamento y empezó a regir de modo absolutista.

Resultado de imagen para carlos i de inglaterra

Carlos I de Inglaterra

Para entender este conflicto hay que saber que Inglaterra era profundamente protestante, y el hecho que Enriqueta María de Francia, la reina esposa de Carlos i fuera católica, provocó la ira de sus súbditos protestantes y de esta comunidad en general.

Así pues, en 1631, Carlos i disuelve el Parlamento e inicia en Inglaterra el periodo llamado Once años de tiranía, durante los que el gobierno absolutista de Carlos i gobernó sin Parlamento. Sin embargo, años después, en 1640, crea el llamado Parlamento Largo con la única razón de recoger fondos, pues sus arcas se estaban vaciando.

Es en este punto donde entra un importante protagonista de esta historia: Oliver Cromwell.

 

Oliver Cromwell

Oliver Cromwell fue un político y militar inglés que lideró las fuerzas parlamentarias que lucharon en la primera guerra civil contra el rey Carlos i. Este habilidoso militar ganó esta contienda que dejó como resultado la restauración del Parlamento y la revocación de varias leyes absolutistas que había impuesto el rey, quien fue después encarcelado.

Sin embargo, Carlos i no se daría por vencido y hacia 1648 escapa de la cárcel y se alía con los escoceses, desencadenando así la segunda guerra civil que inició ese mismo año. Nuevamente Cromwell reprime la rebelión y en 1649 Carlos i es decapitado.

Oliver Cromwell

Oliver Cromwell

La prohibición de la navidad

Apoyado por los puritanos, Oliver Cromwell había estado tomando algunas iniciativas en el parlamento desde principios del 40. Entre ellas estaba la eliminación de varios ritos y festividades católicas. Entre estas festividades prohibidas estaba la Navidad, a la que se le consideraba altamente lasciva y deshonrosa, además de que no tenían una justificación bíblica.

Varias creencias puritanas reforzaban estas medidas. Los Puritanos, por ejemplo, creían que si trabajan duro en vida y no disfrutaban de placeres por el mero placer, serían bienvenidos en el cielo.

Con respecto a este espíritu trabajador de los protestantes (una de cuyas ramas era el puritanismo), el economista Max Weber escribiría en su libro La ética protestante y el “espíritu” del capitalismo que:

El espíritu del capitalismo son aquellos hábitos e ideas que favorecen el comportamiento racional para alcanzar el éxito económico según una maximización del rendimiento y una minimización de todo gasto innecesario. Este espíritu nació bajo una forma religiosa, según la cual se considera el éxito como marca de la elección divina y glorificación a Dios, pero luego fue progresivamente desprendiéndose de esa motivación religiosa en un continuo proceso de secularización.

Lo anterior nos permite entender pues varias de las medidas y razones para abolir las festividades católicas como la navidad y la pascua.

La celebración de rituales, cenas, misas, reuniones, cánticos (esto es muy importante notar) y demás actividades relacionadas con la navidad, fueron estrictamente prohibidas. Entre las medidas tomadas, por ejemplo, fue que todo comercio debía de abrirse el 25 de diciembre, día de Navidad.

Como era de esperarse, estas iniciativas tuvieron una muy mala acogida en el pueblo que, a pesar de las multas y prohibiciones, siguió celebrando la navidad clandestinamente. Sin embargo, hubo revueltas y protestas especialmente el día de navidad, en la que grupos de católicos atacaron comercios de puritanos que abrieron ese día.

Hacia 1660, después de la muerte de Cromwell y con la toma del trono por parte de Carlos ii, hijo de Carlos i, la navidad y los rituales cristianos volvieron a estar permitidos en Inglaterra.

La revolución industrial y la miseria de los pobres en Inglaterra

Revolución industrial Inglaterra

Inglaterra durante la Revolución industrial

Para entender un poco más las razones que llevaron a Charles Dickens a escribir Canción de navidad, tendremos ahora que saltar aproximadamente 150 después de los eventos que recién acabamos de ver, más exactamente a principios de 1800 en plena Revolución Industrial.

Como hablé un poco en la reseña de Grandes Esperanzas, Charles Dickens tuvo una niñez dura debido a que, al su padre ser encarcelado por deudas, él tuvo que trabajar desde muy pequeño. Las condiciones deplorables que sufría en la fábrica de betún donde trabajaba, y en general la miseria y desolación que trajo consigo la Revolución industrial sobre todo para la clase trabajadora, fueron una preocupación continua y latente en la obra de Dickens.

A lo largo de todas sus novelas vemos personajes pobres, harapientos, esclavos y víctimas de las condiciones aciagas de ese capitalismo deshumanizado. Se describen también en sus páginas las calles sucias y oscuras, casas lúgubres, fábricas deprimentes y los demás escenarios de esta desoladora y oscura época de la historia humana.

Charles Dickens, como dije, fue muy cercano al sufrimiento de esta parte de la sociedad y trabajó a lo largo de su vida en pro de ella. Visitaba hospitales, cárceles, asilos y orfanatos, de donde salía siempre desolado.

Gracias a su trabajo como periodista y personaje público de gran influencia, Dickens publicó varios artículos donde denunciaba las condiciones deplorables de estos establecimientos que eran usados como un telón de caridad por la clase dominante y poderosa de la industria para tapar los pecados en que cimentaban su riqueza.

A pesar de sus posturas de denuncia y su rebeldía ante el estado, Dickens sabía que debía mantener cierta moderación en sus posturas para mantener su imagen. Después de visitar una escuela, decidió escribir un panfleto sobre los niños que había allí donde decía:

“Jóvenes ladrones, mendigos que no muestran en sus rostros nada de lo que suele ser natural a esta edad: franqueza, ingenuidad y atractivo. Son descarados, depravados, arteros, marrulleros, malos e increíblemente ignorantes. Carentes de toda ayuda, caminan apresuradamente hacia su propia destrucción”

Sin embargo, Dickens sabía que una historia conmovedora tendría más efecto en la audiencia. Mostrando con su mejor prosa y descripción, y creando personajes vívidos y precisos, Dickens pretendía apelar a la caridad del pueblo y a la atención del gobierno. Esta arma narrativa, mucho más eficaz que panfletos en periódicos, dio como resultado en 1843 su cuento Canción de navidad.

Es una ley de la compensación justa, equitativa y saluda­ble, que así como hay contagio en la enfermedad y las pe­nas, nada en el mundo resulta más contagioso que la risa y el buen humor.

Canción de navidad

Análisis

Quiero empezar por hacer un apunte sobre el mismísimo título del libro.

El título original del cuento en inglés es A Christmas Carol que significa literalmente en español “una canción de navidad” o, idiomáticamente, “Villancico”.

Así pues, Canción de navidad, o Cuento de navidad como poco acertadamente también han traducido, es un villancico con cinco estrofas:

  • Introducción.

Donde se presentan los personajes, se plantea la problemática general de la obra y donde en tríos se presentan las situaciones más importantes (tres veces cobra Scrooge cargos, tres personajes se acercan a él a desearle feliz navidad, tres veces los rechaza, tres veces ve a Marley y tres son los espíritus que lo visitan).

  • Navidades pasadas.

Se presentan todos los eventos que en las navidades pasadas forjaron el actual carácter de Scrooge.

  • Navidad presente.

Se muestran las formas de celebrar la navidad de los conocidos de Scrooge y como éstos lo perciben a él.

  • Navidades futuras.

Se relata cómo serán las navidades futuras si Scrooge continúa siendo como es.

  • Epílogo.

Donde Scrooge vuelve a su realidad completamente cambiado.

Con su característica narrativa llena de descripciones precisas y detalladas, y con  una construcción de personajes magistral, Dickens nos va mostrando todos los escenarios de una navidad en Londres durante la Revolución industrial en la época victoriana: las oficinas, casas, calles, tiendas, iglesias y demás escenarios se llenan de comidas tradicionales, de rituales y cánticos propios de la época.

Algo que demuestra esta maestría de Dickens de crear todo un ambiente de significación lo vemos en el frío. El clima inicial de la narración es frío, oscuro y nebuloso como lo es el alma de Scrooge, pero después se muestra más abierto, brillante y cálido hacia el final.

Ahora bien ¿Qué tiene que ver todo ese trasfondo histórico de las guerras civiles y la revolución industrial con Canción de navidad?

A pesar de que con la toma del trono de Carlos ii las tradiciones y celebraciones propias de la navidad volvieron a ser legales en Inglaterra, algunas ideologías anti navidad seguían estando en algunas esferas del poder.

Con la llegada de la revolución industrial, que trajo consigo el primer gran desplazamiento del campo a la ciudad, muchas tradiciones propias de la navidad empezaron a perderse, pues era sobre todo en el campo y pueblos pequeños donde más se conservaban.

Así pues, con este ambiente industrializado de las ciudades donde la gente trabajaba en condiciones inhumanas de jornadas de hasta doce horas, el espíritu de la navidad y las tradiciones festivas, muy en contra del espíritu protestante de la fortuna como bendición de Dios, empezó a morir.

Sin embargo, a mediados del siglo xix, un interés nostálgico por las antiguas tradiciones navideñas recorrió la Inglaterra victoriana tras la publicación de tres influyentes obras: Some Ancient Christmas Carols (1822), de Davies Gilbert; The Book of Christmas (1837), de Thomas Kibble Hervey; y Selection of Christmas Carols, Ancient and Modern (1833), de William Sandys.

Con su cuento Canción de navidad, Charles Dickens supo conjugar una fuerte crítica social a la vez de suscitar sentimientos de optimismo, alegría y calidez que conllevaron a un resurgimiento de la navidad y de las tradiciones y valores propios de esta época

Nunca sucedió nada bueno en este planeta que no empezara por hacer reír a algunos.”

La crítica social de Canción de navidad

Es sorprendente y a la vez fascinante la manera en que Dickens logra insertar agudas críticas sociales en esta historia tan fantástica y por momentos infantil. Veamos algunos ejemplos puntuales.

Los carols

Los carols o villancicos, fueron prohibidos durante el Protectorado de Cromwell. Sin embargo, mucha gente siguió cantándolos clandestinamente, y después de esta oscura época para la navidad, volvieron a florecer con composiciones de músicos tan importantes como Felix Mendelhson.

Hay un momento en Canción de navidad en el que Scrooge pasa caminando por el lado de un grupo de jóvenes que está cantando villancicos y con su mirada fría logra callarlos.

Trabajar el día de navidad

Como vimos, a mediados del siglo xvii, los puritanos tomaron como medida contra la navidad que todos los establecimientos comerciales abrieran el 25 de diciembre.

En un momento de la novela Scrooge le dice a su escribiente Cratchit que no está de acuerdo en que tenga que darle el día de navidad libre y que, además, tenga que pagarle por ello.

Crítica a las instituciones de caridad del gobierno

Dickens sufrió muy de cerca la desgracia de los niños en orfanatos, y la de los presos en las cárceles de entonces.

En varias de sus novelas, Dickens describe y critica duramente estos lugares como inhumanos y desoladores, en los que la miseria vive en cada rincón.

Estando en su despacho, Scrooge recibe la visita de tres señores que le piden un aporte para auxiliar a los niños en navidad. Con amargura y desdén, Scrooge arumenta que no va a darles ni  un céntimo porque él ya aporta lo necesario con sus impuestos para que el gobierno mantenga esas instituciones. Al los tres hombres sugerirle a Scrooge que muchas personas preferirían ir antes de ir a esos lugares, Scrooge ignora los comentarios y sigue firme en su posición de no dar nada para los niños pobres.

Es una ley de la compensación justa, equitativa y saluda­ble, que así como hay contagio en la enfermedad y las pe­nas, nada en el mundo resulta más contagioso que la risa y el buen humor.

Opinión

 A pesar de ser una historia relativamente corta, Canción de navidad está cargada de significación, de crítica social, de descripciones, de sentimentalismos y de una narrativa poderosa que conjuga todo lo anterior en un relato divertido, ameno, conmovedor pero a la vez oscuro, frío y desolador. Nuevamente Dickens usa su gran capacidad de creación de personajes y descripción de escenas para mostrarnos toda la realidad de una época tan oscura en el progreso humano.

Esta es sin duda una novela que vale la pena releer cuantas navidades tengamos la fortuna de vivir. Esta es ya la tercera vez que la leo y no me deja de sorprender que sus situaciones y personajes nos conmuevan incluso hoy, a más de 150 años de su creación.

Mira el video reseña del libro de Canción de navidad de Charles Dickens en el canal de El Estante Literario.

Apoya a El Estante Literario comprando el libro en amazon.

Haz click en la imagen o el enlace.

¡Gracias! 😃

Volver al Estante

Archivo

  • Menciones
  • Textoteca
  • Recomendados
Suscríbete y sigue a El Estante Literario en redes sociales

Comments

One thought on “Canción de Navidad – Charles Dickens
  1. Pingback: Grandes esperanzas – Charles Dickens - El Estante Literario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: