La guerra del arte (The War of Art) – Steven Pressfield

Título: The war of art (La guerra del arte) – Rompe las barreras y gana tus batallas creativas internas
Autor: Steven Pressfield.
Año de publicación: 2011.
Páginas: 192.
Calificación en Goodreads: 3.

¡SUSCRÍBETE AL CANAL Y NO TE PIERDAS NI UNA RESEÑA!

We all are haunted by the visions of the person we could be but aren’t. The difference is the Resistance at work, Resistance holds us back from acheiving that ideal self.

La guerra del arte es un libro de Steven Pressfield que me quería leer hace rato por varias razones.

Primero, por el título y su juego de referencia con el conocido El arte de la guerra de Sun Tzu; segundo, porque había escuchado muchísimo de él.

Además, lo recomendaban youtubers, bloggers y las opiniones en amazon y Goodreads eran buenísimas en su mayoría.

Sin embargo, desde la primera página este libro para mí fue un desencuentro.

Resumen – La guerra del arte

En The war of art Steven Pressfield se dedica a un único propósito: presentarnos a la Resistance (Resistencia), como esa fuerza destructiva que tenemos todos dentro y que nos detiene en el momento de querer crear algo, en el momento en que decidimos hacer un cambio en nuestra vida.

Things that create resistance: artistic expression, entrepreneurship, diet, spiritual improvement, exercise, breaking habits, education, helping others, emotional commitment, being principled in the face of adversity.

¿Alguna vez has querido empezar una dieta, montar una empresa, aprender a tocar un instrumento, escribir un libro pero te detienes ante esos pensamientos que llegar de si vas a ser capaz, de qué pensarán los demás, etc? Pues bueno…este libro explica qué es este fenómeno y cómo atacarlo.

The professional cannot allow the actions of others to define his reality.

Pressfield divide el libro en tres partes: Resistance, donde define qué es esta fuerza destructiva y cómo se manifiesta en nuestra vida; Turning pro, donde explica la diferencia entre el artista profesional y el artista amateur, señalando las batallas, las prácticas y métodos que hay que tener para ser profesional y enfocarse en crear lo mejor de su arte. En el último capítulo The higher realm, Pressfield se centra en la Inspiración y los orígenes divinos de esta.


¿GANAS DE LEER EL LIBRO LA GUERRA DEL ARTE?

¡Compra el libro La guerra del arte de Steven Pressfield!

Haz click en este link o en la imagen del libro y apoya a El Estante Literario con tu compra! 😀


 

Resistance – Knowing the enemy

“Resistance” is the urge to procrastinate, delay, wait, the belief that you’re not ready, in sum anything that gets in the way of the artist creating his or her art.

La Resistencia es, como podría también llamarlo Freud una “pulsión de muerte”, en el sentido en que es una fuerza interior que busca destruirnos.

La Resistencia es invisible, interna, impersonal, infalible y universal. La Resistencia nos susurra al oído todos los temores que nos vienen cuando pensamos en crear nuestra arte (sea un cuadro, una película, una canción, un libro).

Pero la resistencia no solamente ataca al artista, sino que arremete también contra nuestros deseos de llevar una vida más saludable, o cuando deseamos cambiar nuestro rumbo profesional, cuando tenemos una idea de empresa, etc.

La Resistencia tampoco se queda solo en al comienzo de un largo camino de cambio. No. Pressfield nos advierte que la Resistencia es omnipresente en nuestra vida y que, a medida en que nosotros nos hacemos más fuertes y más expertos en nuestra arte, más fuerte y tenaz se vuelve también la Resistencia que se nutre de nuestro éxito para hacernos caer.

The more you love your art/calling/enterprise, the more importante its accomplishedment is to the evolution of your soul, the more you will fear it and the more Resistance you will experience facing it.

En todo cambio que supone incomodidad, salir de la zona de confort, está siempre la Resistencia esperando que demos el paso para llenarnos de dudas y destruir nuestros deseos de vida.

Resistance arises from within. It is self-generated and self-perpetuated.

Cada uno de nosotros al embarcarnos en un proyecto nuevo, sea empezar a ir al gimnasio, aprender a tocar un instrumento o montar una empresa, siempre tenemos el mismo proceso: nos entusiasmamos con la idea e imaginamos todo lo bueno que vendrá con ello, pero luego llega un punto en que empezamos a cuestionarnos sobre si somos lo suficientemente capaces de llevar el cambio a cabo, si en realidad lo queremos, si sí será provechoso y ahí, en todas estas preguntas, vive la Resistencia.

La resistencia es dormir cinco minuticos más, la resistencia es “mañana lo hago”, la resistencia es comerse un pedazo más de pizza, la resistencia es no planificar, la resistencia es dejarse llevar por los comentarios y opiniones de los demás, la resistencia es pensar que “ya es muy tarde para eso”, la resistencia es pensar “para qué arriesgo mi seguridad por algo que no sé cómo saldrá”. La Resistencia tiene mil caras y Pressfield nos muestra todas.

Resistance comes when you do: Any act that rejects immediate gratification in favor of long-term growth, health, or integrity. Any act that derives from our higher nature instead of our lower.

Este primer capítulo para mí fue, sin duda, el más interesante del libro porque nos permite ver sin eufemismos ni máscaras todas las verdades y caras de la Resistencia: cómo se manifiesta, cuándo se manifiesta, por qué se manifiesta. Pressfield trabajó de publicista y sabe bien cómo hacer que un mensaje llegue directo y tenga impacto en el receptor, por eso desde un principio nos revela que decidió en últimas escribir el libro de esta forma sencilla y provocadora, en vez de esconder sus enseñanzas detrás de una historia de ficción que podía dejar difuminar el mensaje.

Turning pro – Combating Resistance

The professional knows that if he gives in to resistance today, it will be twice as strong tomorrow.

Una vez personificada y descrita la Resistencia en el primer capítulo, Pressfield dedica el segundo a mostrarnos lo que diferencia al amateur (quien se deja vencer por la resistencia) y al profesional (quien lucha cada día por combatirla). De este modo, Pressfield nos presenta un par de ejemplos de personalidades como Tiger Woods en momentos en los que su profesionalismo gobernó a la Resistencia.

Es así como encontramos aquí algunas máximas del profesional:

– No dejar que las opiniones de los demás definan la realidad propia.

– Organizar el tiempo y los recursos para hacer el trabajo que hay que hacer enfocándose en el trabajo y sus demandas y excluyendo los demás distractores, etc.

The amateur believes he must first overcome his fear, then he can do his work. The professional knows that fear can never be overcome. He knows there is no such thing as a fearless warrior or a dread-free artist.

The professional hasta learned better. He respects Resistance. He know if he caves in today, no matter how plausible the pretext, he’ll be twice as likely to cave in tomorrow.

Si bien el capítulo da muestras interesantes de cómo llevar nuestra creación a un plano más profesional y comprometido, me pareció que en este punto Pressfield empieza a ser más impreciso.

Muchas de sus afirmaciones carecen de fundamento y parecen estar más llevadas por la pasión. Su concepto de la Resistencia y, sobre todo de sus alcances, se le sale de las manos hasta llegar a afirmar que la Resistencia llevó a Hitler a comenzar la Segunda Guera Mundial:

Hitler wanted to be an artist. At eighteen he took his inheritance, seven hundred kronen, and moved to Vienna to live and study. He applied to the Academy of Fine Arts and later to the School of Architecture. Ever see one of his paintings? Neither have I. Resistance beat him. Call it overstatement but I’ll say it anyway: it was easier for Hitler to start World War II than it was for him to face a blank square of canvas.

Esta carencia de puntos de vista y un análisis más crítico lo hace llegar a algunas contradicciones e imprecisiones. Su discurso comienza a ser un poco dogmático y desemboca en el tercer capítulo que es, para mí, el más lamentable de los tres.

The Higher Realm – Beyond Resistance

En este tercer y último capítulo de La guerra del arte, Pressfield entra a un terreno divino e increíble por lo intangible y difuso.

The artists know they are not the source of the creation they bring into being. They only facilitate. They carry. They are the willing and skilled instruments of the gods and goddesses they serve.

En este capítulo Pressfield lleva la idea de la musa y la inspiración del artista a un grado en extremo exagerado: ángeles, demonios, musas, dioses, espíritus, etc., desfilan en este capítulo como los creadores de la magia, como el origen y fin del arte. 

Si bien la inspiración es a veces un asunto enigmático e incontrolable que por ocasiones parece ser un asunto metafísico, el grado al que lleva Pressfield la naturaleza del arte, el deber del arte, y el origen del arte son a tal punto retrógrado (volviendo a la idea de musa en los griegos) dogmático, celestial, que el libro pareciera por momentos más una predicación de iglesia evangélica que un ensayo sobre las dificultades y obstáculos de la creación artística.

Hay en este punto, sin embargo, algo que me parece extremadamente valioso: la humildad de saberse solo un medio de expresión, un instrumento de la verdad y del progreso que simplemente toma las experiencias vividas como material para su arte.

Opinión

La guerra del arte de Steven Pressfield es un libro que da lo que pide: da poco, pero lo da con profundidad y claridad.

Cada capítulo del libro está dividido en pequeños fragmentos que expresan, en su mayoría, una idea clara y concreta que se lee y se digiere rápidamente. Por ello, este libro fue perfecto para leer en mi Kindle o mi celular durante mis viajes en metro a la oficina o en momentos muertos de espera.

Varios de los mensajes de Pressfield en el libro se quedaron en mí y me hicieron cuestionar muchas prácticas de mi rutina y de mi forma de tomar mi vida y mi trabajo, sobre todo mi pasión por la literatura y la creación de este espacio, El Estante Literario.

Seguro leeré nuevamente este libro, pero sobre todo tendré en cuenta y pondré en práctica varias de las enseñanzas de Pressfield que conforman las mayores luces de este libro.

Sin embargo, con una seguridad casi del 100% no el tercer capítulo. El extremo dogmatismo y algunas ideas un poco intangibles hacia el final del libro me hicieron por momentos tener credibilidad con el libro y con el autor.

En parte agradezco que el libro haya sido tan corto y fácil de leer y que solo haya invertido en él el tiempo en el metro.

Mira el video reseña del libro de La guerra del arte de Steven Pressfield en el canal de El Estante Literario.

Apoya a El Estante Literario comprando el libro en amazon.

Haz click en la imagen o el enlace.

¡Gracias! 😃

Volver al Estante

Archivo

  • Menciones
  • Textoteca
  • Recomendados
La guerra del arte (The War of Art) – Steven Pressfield
Rate this post
Suscríbete y sigue a El Estante Literario en redes sociales

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: