Los cuentos de Canterbury de Geoffrey Chaucer es una de las obras más importantes de toda la literatura inglesa. Conoce más sobre esta serie de cuentos que marcó un paradigma en la literatura medieval.

Título: Los cuentos de Canterbury.
Autor: Geoffrey Chaucer.
Editorial: Bruguera (Edición Especial. 1978)
Páginas: 556.
Temas: Amor, Sexo, Humor, Religión, Mitología, Caballería, Matrimonio, Música.
Género: Narrativa.

Por: Edgar Abreu.

¡SUSCRÍBETE AL CANAL Y NO TE PIERDAS NI UNA RESEÑA!

Los cuentos de Canterbury es la obra más conocida Geoffrey Chaucer, y la obra más importante en la fundación de la literatura inglesa pues éstos representan la génesis de un lenguaje, junto a la recreación de un contexto histórico medieval, ya que la historia fue escrita entre los años 1386 y 1389. Esta y Decamerón de Boccaccio forman los cimientos de la literatura moderna y son las dos obras más importantes de la literatura medieval europea, ambas abordan temáticas sociales y representan el imaginario de la época, signado por las pugnas religiosas y los conflictos políticos. 

Los cuentos de Canterbury nace de la idea de un concurso literario en el que treinta peregrinos deben narrar cuatro historias cada uno, sumando con ello ciento veinte relatos.

Pero la obra quedó incompleta, debido a que Geoffrey Chaucer murió antes de culminar su proyecto. Luego de su muerte se realizaron las primeras copias de los cuentos pues los originales se extraviaron. La copia más antigua se adjudica a Adam Pinkhurst, una especie de escribano y amanuense de Chaucer. 

Porque bien sabe el lector, como yo lo sé, que quien ha de contar lo que contó otro, debe repetir con fiel exactitud sus expresiones, así fuesen soeces o licenciosas, pues si no falsearía el relato, ya sea inventando cosas, o rebuscando dichos nuevos…

Chaucher

Resumen Los cuentos de Canterbury

La obra inicia con el encuentro de un conjunto de peregrinos en la posada del Tabardo de Southwark, pequeño hotel histórico fundado el año 1301 en Borough High Street (Southwark, Londres). El dueño de la posada es Harry Bailey, y es quien inicia el reto o concurso literario. Un grupo de treinta y tres peregrinos tiene por objetivo llegar a Canterbury, ninguno se conoce y todos han planeado su viaje de manera solitaria. Es entonces cuando Harry Bailey les propone viajar juntos, incluyéndolo a él. 

Con esa invitación se reúnen a las afueras de la posada, organizan sus enseres y se dan a la tarea de llegar hasta Canterbury. Pero antes, para hacer la peregrinación hasta la catedral de Canterbury mucho más entretenida, Harry Bailey sugiere que cada uno de ellos relate cuatro cuentos, dos en el momento de la ida hacia Canterbury, y dos más de regreso a la taberna. Quien consiga ganar este concurso tendrá una cena completa y posada gratis durante una noche completa.

Esa es la excusa para hilvanar las historias unas con otras a manera de un gran fresco sociológico sobre los inicios de la que llegaría a ser Inglaterra. Entre este grupo de peregrinos también se encuentra el propio Chaucer, como parte de quienes narrarán las historias.

Personajes Los cuentos de Canterbury

Los personajes que aparecen en Los cuentos de Canterbury son muchos, y representan el imaginario social de la tardía Edad Media europea, en plena formación de una nobleza cultivada dedicada al comercio. 

Cuando se habla de Los cuentos de Canterbury se deben englobar a los Personajes-narradores, es decir, los peregrinos. Son ellos los encargados de hilvanar las historias. Los principales que usa Chaucer, son:

El Caballero: Definido por su distinción, había combatido en tierras musulmanas y cristianas en muchas ocasiones. Desde Alejandría hasta Rusia. 

El Cocinero: Conocedor de la cerveza de Londres. Tiene una ulcera en la espinilla que le dificulta su trabajo. Se especializa en el asado y el pastel de pollo.

El Jurisconsulto: Personaje discreto y distinguido. Se dedicaba por entero a las leyes, y su trabajo de Juez era pagado con bienes y ropas. 

El Monje: Delimitado por su gallardía y su afición a la caza. No sigue las tradiciones religiosas que considera severas y anticuadas. Por ello es un Moje Moderno para el momento. 

El Fraile: Hablador y parlanchín. Caracterizado por ser adulador. Es un mendicante de su Orden religiosa. Cantante y enamoradizo. 

El Estudiante: Caracterizado por ser flaco, al igual que su caballo. Lector de Aristóteles. Su dinero lo gasta en libros, y se dedica a dar opiniones breves. 

El Mercader: Típico hombre dedicado a los negocios. Caracterizado por su amplia barba y colorida ropa. Aficionado a las aventuras.

El Escudero: Hijo del Caballero a quien acompaña en la procesión. Caracterizado por su fuerza, y el amor a su enamorada. Compositor de música, bailarín escritor y dibujante. 

El Terrateniente: Aficionado a los placeres sensuales. Tiene una barba blanca y un aspecto despreocupado. Poseedor de abundantes riquezas. 

El Párroco: Se caracteriza por ser sacrificado, y un conocedor de los evangelios. Practicante devoto de la ayuda a los más necesitados. Representa la virtud religiosa.

Análisis literario

Los cuentos de Canterbury constituyen un Clásico de la Literatura. Es una obra fundacional donde se resaltan los elementos históricos y sociales de la naciente nación Inglesa. La obra en su conjunto está compuesta como un gran mosaico de relatos, donde los protagonistas son las clases sociales que conforman el reino de Bretaña. 

Todos los cuentos dejan cierta enseñanza, aunque nada tiene que ver con una moraleja, ya que las historias no poseen un sentido religioso ni moral; todo lo contrario, Chaucer utiliza la simplicidad de muchos de sus personajes para hablarnos de lo cotidiano, y de los conflictos presentes en la sociedad. 

Este es el punto más importante que transforma la obra en una referencia, pues, antes de Chaucer, la mitología constituía la única temática literaria anglosajona, y la magia era el único significante del mundo europeo, y por consiguiente, de la literatura.

Pero en Los cuentos de Canterbury está presente un fuerte contenido realista, en contraposición a la mitología. Es decir, ya no se nos hablará de un hecho lejano y de dudosa existencia, sino de una “Peregrinación real”. Tampoco la magia será la única protagonista de los relatos, porque la astronomía y la medicina se harán presentes como símbolo de modernidad en las narraciones. 

Pero Los cuentos de Canterbury significan mucho más para la literatura inglesa y Universal, ya que Chaucer compuso una obra abierta, es decir, las historias conforman una especie de epopeya, en la cual las narraciones se interrumpen para situarse en el tiempo presente y emitir opiniones. A esto se le llama Novela marco. De allí que Chaucer sea definido como el Homero Inglés.

Forma

El cúmulo de relatos esta formado por veinticuatro cuentos que están antecedidos por un prólogo cada uno, donde se dan detalles de la temática a tratar, por momentos de manera indirecta, y en otras ocasiones de forma directa. 

A esta estructura se suma un prólogo que se adjudica Chaucer en el cual se realiza la presentación general y la descripción de cada uno de los peregrinos. Dentro de esta propuesta formal destaca lo que se puede denominar “intersecciones”, o las “interrupciones”.

Son estas interrupciones las que elevan los cuentos y hacen que la narración se mueva con el peregrinaje. A manera de cortes de escena, los personajes emitirán sus opiniones, confrontarán ideas, y en algunas ocasiones discutirán de manera apasionada sobre sus puntos de vista.

Fondo

Chaucer realiza una alegoría Universal sobre la vida, sobre los pasos que se dan para llegar a un destino. Pero también, un viaje en la búsqueda de la identidad. Esos son Los cuentos de Canterbury y su tema de la peregrinación que se representa de manera real, pero también de forma simbólica. 

El escritor inglés nos dice que la vida es un viaje en el cual todo se va transformando. A esta gran metáfora del peregrinaje se unen las demás temáticas: el amor, la nobleza, la religión, la ciencia, el matrimonio, el sexo, el humor, la caballería, entre otras. Cada personaje desarrolla un tema en particular. 

El aspecto religioso es destacable. Chaucer lo trata de manera desenvuelta, incluyendo leyendas paganas en la obra. Otras historias están signadas por la alegoría, y otras buscan brindar doctrinas o lecciones sobre alguna materia, como el matrimonio.

Caucher y la lengua inglesa

Geoffrey Chaucer es considerado el padre de la lengua inglesa. Este es otro punto a destacar en Los cuentos de Canterbury. Es importante saber que constituyen la primera obra escrita de manera casi pura y completa, en un primitivo dialecto inglés.

Si se quiere conocer la literatura inglesa desde sus orígenes, Los cuentos de Canterbury, y las demás obras de Chaucer, no pueden pasarse por alto. Antes de que el escritor iniciara la composición de sus relatos, la mayoría de los escritores británicos utilizaban el francés y el latín como medio de expresión. 

Fue con la secuencia de obras escritas, y la construcción de una identidad nacional, que el dialecto que hablaban los campesinos, los titiriteros, los juglares, y el pueblo llano en Inglaterra, se transformó en una Literatura inglesa. El primer escritor que tradujo todo este mecanismo de expresión fue Chaucer.

Luego, escritores como Shakespeare, depurarían aún más la lengua inglesa, creando obras que darían por hecho su importancia en la literatura. Pero todo comenzó con Los cuentos de Canterbury.

Películas influenciadas por Los cuentos de Canterbury

Desde que se inició la valoración de la obra de Chaucer, Los cuentos de Canterbury se transformaron en una de las obras más importantes, tanto para escritores, como para cineastas y otros creadores. El propio William Shakespeare creó una versión inspirada en el Cuento de El Caballero que tituló Los dos nobles caballeros. 

En 1941 se estrenó la película Un cuento de Canterbury, dirigida por Michael Powell y Emeric Presburgo. Algunas décadas después, en 1972, Pier Paolo Pasolini estrenaría en Italia Los cuentos de Canterbury, quizás una de las películas más famosas en la adaptación de la obra escrita.

Cuentos de Canterbury: la vacuna contra la pandemia

A mediados de 1370 comenzó en Europa la denominada Peste Negra, la enfermedad de las pústulas y ganglios inflamados que ha sido un misterio desde su aparición. En ningún momento se ha aclarado cómo, dónde, por qué se inicio o cómo llegó a los seres humanos. Lo único comprobado es que fue la Pandemia más mortífera de la cual se tengan registros. Solo en Inglaterra cobró la vida de la mitad de la población. 

Los peregrinos en Los cuentos de Canterbury se reúnen principalmente para buscar un fin a este mal. Todos provienen de clases sociales y profesiones distintas y en el momento que comienzan a narrar las historias la Peste negra esta es su mayor auge en todo Londres. Por ello emprenden el viaje a la Catedral de Canterbury, y a la tumba de Santo Tomás Becker, a quien ya se le atribuyen varios milagros contra la enfermedad.

La historia refiere que los peregrinos luego de hacer el viaje, poniendo en peligro su seguridad y su vida (ya que muchos caminos con sus barrancos y despeñaderos eran de difícil acceso para el momento) encontraron por fin la curación al tocar la tumba del Santo y dejar flores a su alrededor.

Opinión

Los cuentos de Canterbury es una lectura esencial para quienes deseen conocer mucho más sobre Inglaterra y sobre la historia de su literatura. Las historias por lo general son divertidas y tratan temas muy cercanos a todos los espacios, especialmente los relacionados a la vida social y el trato entre hombres y mujeres. 

Pero también reflejan un momento muy importante en la historia cuyos cambios derivaron en una sociedad más abierta y libre en Occidente, especialmente en cuanto a la religión y la economía pues reflejan el preludio de la llegada de la ciencia durante el Renacimiento y la posibilidad de que un ciudadano cualquiera, sin importar su origen o condición social, escogiera una o varias profesiones. 

Su lectura es entretenida de principio a fin, especialmente en los comentarios que realizan los personajes narradores que constituyen un recurso meta-literario innovador en su desarrollo. Esto hace que la obra adquiera un significado mayor en cuanto a su propuesta. Posteriormente, escritores como Cervantes también se incluirán en sus relatos, al igual que Chaucer en su taberna, y tumulto de peregrinos hacia Canterbury. 

Para disfrutar mayor la lectura y descifrar los imaginarios que Chaucer elabora, es importante contar con el contexto histórico medieval, y tener en cuenta los aspectos que lo significan. También tener referencias sobre obras previas relacionadas a la mitología griega, la literatura religiosa, y la filosofía medieval, pues esto ayuda a ubicar mucho mejor el conjunto de la obra. Con esos conocimientos se pueden elaborar mejores criterios sobre lo que Chaucer quiso legar a la posteridad.

Por eso, consulta este artículo sobre Datos para entender Los cuentos de Canterbury (hay unos increíbles).

¿Te gustó?

¡Comenta y comparte este artículo!