Lo que no tiene nombre es un libro desgarrador de la poeta colombiana Piedad Bonnet, por eso mismo está cargado de frases e imágenes contundentes. Estas son algunas de sus mejores frases:

Ficha técnica:

Título: Lo que no tiene nombre.
Autor: Piedad Bonnett.
Año de publicación: 2013.
Páginas: 115.
Temas: Duelo, suicidio, depresión.
Calificación en Goodreads: 4.

¡SUSCRÍBETE AL CANAL Y NO TE PIERDAS NI UNA RESEÑA!

Comprar libro:

Lo que no tiene nombre es un libro desgarrador de la poeta colombiana Piedad Bonnet, por eso mismo está cargado de frases e imágenes contundentes. Estas son algunas de las mejores frases de Lo que no tiene nombre:

🔗 Lee la reseña completa de Lo que no tiene nombre de Piedad Bonnett.

Mejores frases

Ahora, en cambio, hay algo crispado en nuestro silencio, en la manera a la vez pausada e impaciente con que remontamos los escalones, contra los que tintinea el metal de las ruedas de las maletas.

Pero la verdadera vida es física, y lo que la muerte se lleva es un cuerpo y un rostro irrepetibles: el alma que es el cuerpo.

El dolor se apacigua al ser compartido con otros.

Lo atroz —y también lo maravilloso— de nuestras vidas es que están parapetadas sobre lo aleatorio, lo gratuito, lo caprichoso.

La noticia de que se trató de un suicidio hace que muchos bajen la voz, como si estuvieran oyendo hablar de un delito o de un pecado.

Muchos de los intelectuales que conozco se abochornan ante la muerte, no saben abrazar, se paralizan al verme

La fotografía, qué paradoja, recupera y mata. Muy pronto esas veinte o treinta fotografías se tragarán al ser vivo. Y habrá un día en que ya nadie sobre la Tierra recordará a Daniel a través de una imagen móvil, cambiante. Entonces será apenas alguien señalado por un índice, con una pregunta: ¿y este, quién es? Y la respuesta, necesariamente, será plana, simple, esquemática. Un mero dato o anécdota.

La vida nos escamotea el espectáculo de nuestro funeral.

Los hechos, como siempre, acorralan las palabras.

Qué difícil escapar a la ortodoxia, a los caminos trazados por una sociedad que determina cuáles son las formas del éxito. Transitamos casi siempre por vías estrechas, buscando una supuesta coherencia, asustados por el caos o el diletantismo.

En el corazón del suicidio, aun en los casos en que se deja una carta aclaratoria, hay siempre un misterio, un agujero negro de incertidumbre alrededor del cual, como mariposas enloquecidas, revolotean las preguntas.

¿De qué tamaño es el dolor del que se despide de sí mismo?

🔗 Mejores frases: Donde nadie me espere de Piedad Bonnett.