Día domingo es, en palabras del mismo Vargas Llosa, “el único de mis cuentos que rescataría”. Y tiene razón al decirlo. Día domingo es una narración llena de nostalgias, acción y suspenso empacada en solo treinta páginas. ¡Entérate más de este cuento aquí"
  • Título: Día domingo (cuento de Los jefes).
  • Autor: Mario Vargas Llosa.
  • Género: cuento.
  • Año de publicación: 1959.
  • Páginas: 30.
  • Temas: honor, amistad, celos.

Todos saben quién es Mario Vargas Llosa, el escritor peruano Premio Nobel de Literatura en 2016, reconocido, sobre todo, por sus novelas y sus ensayos políticos y literarios.

Pero lo que pocos saben es que, en los inicios de su carrera, Vargas Llosa escribió un libro de cuentos títulado Los jefes, que recoge seis cuentos: Los jefes, El desafío, El hermano menor, Un visitante, El abuelo y Día Domingo.

¡SUSCRÍBETE AL CANAL Y NO TE PIERDAS NI UNA RESEÑA!

Este último cuento, Día domingo, es el favorito de Vargas Llosa y, según él, el único de sus cuentos que “rescataría”. La crítica, por su parte, ha dicho que es “el cuento más valioso de Los jefes por su estructura, argumento y calidad narrativa”.

¿Pero qué hace a Día domingo un cuento tan especial?

Veamos.

🔗 Te puede interesar: mejores cuentos cortos para leer en una sentada.

Resumen Día domingo

Miguel es un joven del barrio Miraflores que está enamorado de Flora, una chica a quien se le declara, en la segunda línea del cuento, una tarde de domingo después de ir a misa.

Sin embargo, aunque Flora parece corresponder a los sentimientos de Miguel, ella no se decide a ser su novia y se va a casa de su amiga Martha dejando a su enamorado sin una respuesta clara.

El problema es que Martha, la amiga de Flora, es hermana de Rubén, otro chico amigo de Miguel que también la está pretendiendo. Temeroso de perder a Flora y consciente del plan de Marta para unir a su hermano y a su amiga, Miguel se encamina a un bar del barrio donde sabe que están Los pajarracos, la pandilla de amigos a la que pertenece Rubén, y lo reta a una competencia de tomar cerveza para evitar que este vaya a casa a encontrarse con Flora.

Así pues, cerveza tras cerveza, la tensión, el alcohol en la sangre y el espíritu de competencia aumentan hasta llevarlos a retarse nuevamente, esta vez a una carrera de natación en el mar de Lima que los espera con su oleaje brumoso y frío para darles una peligrosa lección que no olvidarán jamás.

Análisis literario

Tiene razón la crítica al decir que Día domingo posee una gran estructura, un buen argumento y calidad narrativa.

La historia, contada por un narrador extradiegético (es decir, omnisciente) presenta un escenario claro, fácilmente imaginable y, sobre todo, muy propicio para el desarrollo de los acontecimientos: un domingo frío de invierno en un barrio de clase alta de Lima que da a la narración un aire nostálgico y de remembranza, a la vez que de misterio y expectación.

Día domingo, como varios de los cuentos en Los jefes, es nuevamente una historia que tiene como centro un “desafío”, una práctica “sagrada” entre los miembros de un grupo masculino para hacerse respetar y mantener su honor en el grupo. Es precisamente ese honor el que detona toda la acción de esta historia en la que Miguel y Rubén se juegan, primero, el amor de una mujer; segundo, el puesto a quien resiste más tomando licor; tercero, el puesto a quién nada más.

Esa tensión de la competencia y el suspenso del desenlace está siempre presente en este cuento lleno de acción, que desde la primera línea nos aterriza en el momento mismo de la declaración de amor, con la descripción del nerviosismo y las ansias que experimenta Miguel, luego en el bar con la competencia de tomar cerveza y finalmente, en el momento de clímax, en la carrera en el mar.

Opinión

Leí Los jefes durante la Maraton de 15 horas leyendo que hice hace un par de días y, sin duda, el cuento que más me gustó fue este, Día domingo. Su riqueza se nota por todos los ángulos, desde la historia, hasta la narración y el lenguaje mismo.

El tono juvenil de este cuento fue una de las cosas que más me gustó: el lenguaje de calle, los apodos, las pandillas, las aventuras temerarias y el amor adolescente le dan a la historia una nostalgia que todos tenemos de esa vida de barrio con los amigos, con los amores furtivos y fugaces.

La tensión y el suspenso los trabaja Vargas Llosa de forma magnífica en cada uno de los momentos necesarios, con descripciones detalladas que retardan el desenlace y con giros que mantienen la atención y el interés al leer.

No me queda duda de que Día domingo son 30 páginas que hay que leer.

¡Buena lectura! 😀

¡Hey lector! Esperamos que te haya gustado la reseña 🙂

¡Comenta y comparte este artículo!