El suspenso es una técnica narrativa usada en todas las historias que logran mantenernos enganchados. Conoce qué es el suspenso, sus características, tipos y algunos ejemplos en este artículo.

¿Qué es el suspenso en literatura?

El suspenso es, en general, un estado psicológico de incertidumbre, duda o ansiedad que genera tensión.

Desde el punto de vista narratológico, según Mieke Bal, el suspenso en la literatura es el resultado de los procedimientos por el que se suscita al lector o al personaje a formular preguntas que sólo se responderán después. 

Así pues, es clave que, si se va a desarrollar suspenso, se busque la forma de recordar la pregunta varias veces de modo que el lector no olvide aquel evento que aún no se ha resuelto.

Por ejemplo, Harry Potter y el prisionero de Azkabán (que me estoy releyendo en inglés) Rowling construye el misterio poniendo a la vista del lector elementos que parecieran intrascendentes en la historia.

Tipos de suspenso

En este caso ocurre con Scabbers, la rata de Ron Weasley que es constantemente mencionada, sobre todo porque Chrocksanks, el gato de Hermione Granger, se lo quiere comer y, además, el artefacto mágico que alerta la presencia del enemigo gira siempre cuando Ron, y Scabbers, están con Harry. La relación de estos dos, del gato y el ratón, es esencial en el libro porque, como seguro muchos de ustedes saben, Scabbers termina jugando un papel esencial en el desarrollo de la historia.

Hay diferentes tipos de suspenso y cada uno va a estar determinado por la forma en que el focalizador entregue la información, y, sobre todo, por el “conocimiento” que de esa información tenga el lector o el personaje.

Existen entonces cuatro escenarios posibles:

  1. lector – personaje – (rompecabezas,novela policiaca, búsqueda).
  2. lector + personaje – (amenaza) – Ironía dramática
  3. lector – personaje + (secreto). – Edipo, el último encuentro.
  4. lector + personaje + (ningún suspense).

Ejemplos y características de suspense

1. lector – personaje – (Rompecabezas, búsqueda).

El lector desconoce y el personaje también.

Un ejemplo clásico son la mayoría de las novelas policiales como las de Sherlock Holmes, Agatha Christie o las de J. K. Rowling con su detective Cormoran Strike.

En el canto del cuco, un caso de este último, ocurre el asesinato de una modelo y Strike es contratado para averiguar quién fue el asesino. A medida que la historia avanza, tanto él (personaje) como nosotro (lectores) vamos descubriendo pistas que llevan al descubrimiento del criminal.

2. lector + personaje – (amenaza) – Ironía dramática

El lector sabe pero el personaje no.

Un ejemplo clásico de este sería la tragedia de Edipo rey de Sófocles, pues el lector sabe que Edipo ha matado a su padre, pero él no se enterará sino hasta el final de la historia.

Otro ejemplo genial es Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez que tiene un gran inicio:

“El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo”

Gabriel García Márquez

3. lector – personaje + (secreto). 

El lector desconoce pero el personaje sabe.

Un ejemplo podría ser El último encuentro de Sandor Márai, pues el personaje, el Coronel Einrich, sabe el desenlace de la historia, prepara todo para contarla pero no es hasta el final que nos lo dice. ¡Qué gran novela!

4 . lector + personaje + (ningún suspense).

Oquei.

Como vemos por estos ejemplos, el suspenso está en todo: libros de terror, novelas policíacas pero también en novelas dramáticas e incluso en románticas.

Hay autores que saben manejar enormemente bien este recurso y lo han llevado hasta sus límites. Pensemos en Stephen King y sus más aterradoras historias, o H. P. Lovecraft cuyas novelas de ciencia ficción están cargadas de misterio y suspenso. 

«La emoción más fuerte y antigua de la humanidad es el miedo, y el más fuerte y antiguo tipo de miedo es el miedo a lo desconocido»

La técnica del suspenso es esencial a la hora de narrar una historia pues es la que permite que el lector o el oyente siga conectado a la intriga, que no quiera separarse de la historia sino hasta llegar al desenlace que le dé sentido a todo lo que ha leído, visto o escuchado.

El suspenso es una estrategia que puede sostener toda una obra, como en el caso de las novelas policiales, o puede servir en momentos específicos de la historia, como ocurre en Rayuela la novela de Julio Cortázar, específicamente en el capítulo 28, cuando ocurre el evento que le da todo un giro a la historia.

Es precisamente sobre el suspenso en el capítulo 28 de Rayuela que hice mi trabajo final para la materia Teorías literarias del siglo XX de mi Maestría en literatura. Sobre ese trabajo hablo en este artículo.

El absurdo y el suspense en el capítulo 28 de Rayuela.

Referencias

  • Bal, Mieke. (1990).Teoría de la narrativa. Una introducción a la narratología. Madrid: Cátedra.
  • Valles Calatrava, J. (2002): Diccionario de Teoría de la Narrativa, (coautoría F. Álamo Felices), Granada: Alhulia.

¿Te gustó este artículo sobre el suspenso en la literatura? ¡Comenta y comparte este artículo!