El olvido que seremos (2006) es el libro más conocido del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince, un libro íntimo y desgarrador donde el autor cuenta la vida y muerte de su padre, el doctor Héctor Abad Gómez. Estas son las mejores frases del libro.

Ficha técnica:

Título: El olvido que seremos.
Autor:
Héctor Abad Faciolince.
Año de publicación:
2006.
Páginas:
319
Temas: violencia, muerte, olvido.
Calificación en Goodreads:
3.5

Comprar libro:


El olvido que seremos (2006) es el libro más conocido del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince, un libro íntimo y desgarrador donde el autor cuenta la vida y muerte de su padre, el doctor Héctor Abad Gómez.

En estos fragmentos están las mejores frases sobre el amor, la muerte, la felicidad, la tristeza y otros temas del libro.

🔗 6 libros recomendados por Héctor Abad Faciolince

Mejores frases El olvido que seremos

No tendría sentido arrepentirse de algo que dependió tan poco de la voluntad y tanto de las circunstancias de haber nacido en este momento de la historia, en este rincón de la tierra, en ese entorno familiar, y no en otros.”

“La biblioteca era el cuarto de las transformaciones.”

“Sin justicia no puede, ni debe, haber paz.”

“Nuestra felicidad está siempre en un equilibrio peligroso, inestable, a punto de resbalar por un precipicio de desolación.”

“Cuando uno lleva por dentro una tristeza sin límites, morirse ya no es grave.”

“La epidemiología ha salvado más vidas que toda la terapéutica.”

“Hay episodios de nuestra vida privada que son determinantes para las decisiones que tomamos en nuestra vida pública.”

“Mientras la felicidad nos parece algo natural y merecido, las tragedias nos parecen algo enviado desde fuera, como una venganza o un castigo decretado por potencias malignas a causa de oscuras culpas, o por dioses justicieros o ángeles que ejecutan sentencias ineluctables.”

“Si me mataran por lo que hago, ¿No sería una muerte hermosa?

“Los humanos, en el dolor más hondo, podemos sentirnos confortados si en la pena nos conceden una rebaja menor.”

“Si quieres que tu hijo sea bueno, hazlo feliz. Si quieres que sea mejor, hazlo más feliz.”

“En últimas, en asuntos de religión, creer o no creer no es sólo una decisión racional. La fe o la falta de fe no dependen de nuestra voluntad, ni de ninguna misteriosa gracia recibida de lo alto, sino de un aprendizaje temprano, en uno u otro sentido, que es casi imposible de desaprender.”

“No es la muerte la que se lleva a los que amamos. Al contrario, los guarda y los fija en su juventud adorable. No es la muerte la que disuelve el amor, es la vida la que disuelve el amor.”

“Hay que tener mucha estima por sí mismo para ser capaz de sacrificarse a sí mismo.”

“No creen en fantasmas o en personas poseídas por el demonio quienes los hayan visto, sino aquellos a quienes se los hicieron sentir y ver (aunque no los vieran) desde niños.”

“Nuestra felicidad está siempre en un equilibrio peligroso, inestable, a punto de resbalar por un precipicio de desolación.”

“Hay un único motivo por el que vale la pena perseguir algún dinero: para poder conservar y defender a toda
costa la independencia mental, sin que nadie nos pueda someter a un chantaje laboral que nos impida ser lo que somos.”

Los padres no quieren igual a todos los hijos, aunque lo disimulen, sino que en general quieren más, precisamente, a los hijos que más los quieren a ellos, es decir, en el fondo, a quienes más los necesitan.”

“Para sufrir, la vida es más que suficiente, y yo no le voy a ayudar.”

“En la vida todos podemos recibir un gran regalo, no muy caro y más o menos al alcance de la mano: los libros y los discos.”

La felicidad está hecha de una sustancia tan liviana que fácilmente se disuelve en el recuerdo, y si regresa a la memoria lo hace con un sentimiento empalagoso que la contamina y que siempre he rechazado por inútil, por dulzón y en últimas por dañino para vivir el presente: la nostalgia.”

“Después de una gran calamidad la dimensión de los problemas sufre un proceso de achicamiento.”

“Si recordar es pasar otra vez por el corazón, siempre lo he recordado.”

La memoria es un espejo opaco y vuelto añicos, o, mejor dicho, está hecha de intemporales conchas de recuerdos desperdigadas sobre una playa de olvidos.”

“Con paciencia de profesor y amor de padre me lo aclaraba todo con la luz de su inteligencia.”

“Casi siempre pasa igual: cuando la felicidad nos toca es cuando menos nos damos cuenta de que somos felices.”

La muerte de un recién nacido, o la de un viejo, duelen menos. Hay como una curva creciente en el valor de la vida humana, y la cima, creo yo, está entre los quince y los treinta años; después la curva empieza, lenta, otra vez a descender, hasta que a los cien años coincide con el feto, y nos importa un pito.”

“Hay una verdad trivial, pues no hay duda ni incertidumbre al decirla, que sin embargo es importante tener siempre presente: todos nos vamos a morir, el desenlace de todas las vidas es el mismo. Sabemos que nos vamos a morir, simplemente por el hecho de que estamos vivos.”

Somos el olvido que seremos. El polvo elemental que nos ignora”

¿Cómo te parecieron estas frases de El olvido que seremos? ¿Cuál fue tu favorita?